fbpx
 

SERGI CÁMARA ©foto

El derecho a la educación no debería desaparecer bajo ninguna circunstancia.

A pesar de que la educación nunca debería ser objetivo de las balas, las escuelas, estudiantes y docentes de al menos 74 países han sufrido ataques entre 2013 y 2017. El derecho a la educación no debería desaparecer bajo ninguna circunstancia, y en contextos de guerra o violencia generalizada cobra mayor importancia, ya que se convierte en un espacio que aporta protección en medio del caos.

La aprobación de la Declaración sobre Escuelas Seguras (firmada a día de hoy por 90 países, entre los que se encuentra España) y de las Directrices para Prevenir el Uso Militar de Escuelas y Universidades durante Conflictos Armados (que, pese a no ser vinculantes, ofrecen pautas prácticas para proteger la educación de los ataques) suponen un gran paso para seguir protegiendo la educación.

Desde Entreculturas trabajamos para hacer que las escuelas sean un refugio para los niños, niñas y jóvenes que se han visto obligados a abandonar sus hogares, y abogamos por proteger a las escuelas que protegen.

Por ello, recomendamos al Gobierno Español:
1.

Que alinee sus políticas de cooperación y ayuda humanitaria con la Declaración sobre Escuelas Seguras y las Directrices para su implementación.

2.

Que lleve a cabo políticas y programas de cooperación y ayuda humanitaria que:

Garanticen que, en contextos de conflictos, crisis prolongadas y desplazamiento forzoso, las escuelas son espacios seguros y de protección y no se utilizan para fines militares.

 

Estén enfocados a reducir conflictos futuros y a promover la cohesión social.

 

Promuevan una educación que no discrimine a la población refugiada y desplazada.

 

Y consideren especialmente a los grupos más vulnerables, como son las niñas, doblemente amenazadas a causa de su rol de género y su edad (enfrentando riesgos como las agresiones sexuales o matrimonio precoz, abandono escolar).

3.

Que destine un 0,7% de la Renta Nacional a Ayuda al Desarrollo (AOD) y, de esta cifra un 10% a la Acción Humanitaria, de la cual un 4% debe destinarse a la educación en emergencias.

Apoya nuestra causa.



El responsable del tratamiento de sus datos es FUNDACIÓN ENTRECULTURAS, FE Y ALEGRÍA y serán tratados con las finalidades de mantenerle informado de nuestras actividades, enviarle noticias o boletines, solicitar su colaboración en nuestros proyectos o campañas, y gestionar las posibles donaciones o el hacerse socio. La legitimación para el uso de sus datos está basada en su consentimiento expreso o en la ejecución de un contrato. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o informando previamente al titular. Los datos serán destruidos una vez comunique su baja y/o finalizados los períodos legales de conservación. No se llevarán a cabo transferencias internacionales de datos. Los interesados podrán ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad, o limitación del tratamiento, dirigiéndose a FUNDACIÓN ENTRECULTURAS, FE Y ALEGRÍA en la siguiente dirección: C/ Maldonado, 1 3ª Planta 28006 Madrid. Igualmente, puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos si considera que sus derechos han sido vulnerados.


NACHO ESTEVE ©foto